El expresidente de Honduras no realizó un gesto pandillero durante su detención, según expertos.


Fuente: AFP México

Publicado el viernes 18 febrero 2022
Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.


Una imagen del expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández durante su arresto el 15 de febrero de 2022 ha sido compartida cientos de veces en redes sociales junto a la afirmación de que realizó un gesto con sus manos para mostrar “lealtad” a las pandillas. En la secuencia completa de la detención se observa que el exmandatario se acomoda el chaleco antibalas y luego deja las manos descansar en esta aparente seña. Sin embargo, expertos en crimen organizado descartaron a AFP Factual cualquier significado de ese tipo.
“Alias ‘JOH’ se comunicó con lenguaje de pandillas”, dice una inscripción sobre la imagen compartida en Facebook. Otras publicaciones en Facebook y Twitter añaden que el gesto significa “leal hasta la muerte”, según el ex-comisionado de policía hondureño Henry Osorto.


El expresidente Hernández fue detenido el 15 de febrero pasado en su casa, horas después de que Washington solicitara una orden de extradición por “conspiración para importar una sustancia controlada a los Estados Unidos (…) con la intención y el conocimiento de que dicha sustancia sería importada ilegalmente a los Estados Unidos”, “usar o portar armas de fuego (…) ametralladoras y dispositivos destructivos” y por “conspiración para usar o portar armas de fuego (…) en apoyo a la conspiración de importación de narcóticos”.

Hernández dejó la presidencia hondureña el 27 de enero de 2022 tras ocho años de gobierno.

¿Señales?
Osorto, ex-comisionado de policía e integrante del Partido Salvador de Honduras (PSH), una organización que se alió a la ahora presidenta Xiomara Castro para las elecciones de noviembre de 2021, declaró en el programa televisivo Frente a Frente el 16 de febrero que la disposición de los dedos de Hernández significa que “se mantiene firme, con fortaleza y leal hasta la muerte”, como sostienen las publicaciones viralizadas.

El excomisionado además asocia estos supuestos gestos a la pandilla centroamericana Mara Salvatrucha, que en Honduras figura entre los principales responsables de la violencia, según Human Rights Watch (HRW).

El canal HCH publicó en su cuenta de YouTube el video de Hernández en los cuarteles de la Policía Nacional Hondureña. En el minuto 01:47:50 se observa que el expresidente se acomoda el chaleco antibalas y coloca la cadena de las esposas detrás de una solapa. Sus dedos agarran esa parte del chaleco y se forma la supuesta seña.

Durante al menos un minuto se mantiene en esa posición, hasta que la imagen se corta. Segundos antes, se acerca una persona y le saca unas fotografías con su celular.

Medios como El Faro publicaron una imagen desde ese ángulo que coincide con la foto viralizada.

Sin embargo Itsmania Platero, perito independiente especializada en derechos humanos en Honduras y en el tema de la Mara, subrayó que el gesto “no es una señal de la Mara Salvatrucha” y cuestionó los dichos de Osorto: “Es una acción irresponsable e impulsiva decirlo a primera vista”.

“Para determinar su vinculación con una organización delictiva no se puede ser subjetivo ni impulsivo, porque es un tema de alta vulnerabilidad de seguridad del estado de Honduras”, expresó.

Por su parte, Carlos García, investigador especializado en la Mara Salvatrucha 13 y analista de InSight Crime, plataforma dedicada al análisis del crimen organizado, explicó a AFP Factual que si bien existen signos hechos con las manos adoptados en la pandilla, este tipo de señales “puede ser tomado como lealtad o puede ser tomado como saludo” para “identificarse como ‘miembro de’”, pero no transmite un mensaje específico.

El gesto realizado por Hernández, no obstante, “no podría interpretarse en ningún sentido como un mensaje hacia la Mara Salvatrucha, ni siquiera está bien hecha la ‘garra” o el símbolo manual de la pandilla. Es un error pensar que ahí hay un mensaje, es un acto de sensacionalismo”, consideró.

Luis Enrique Amaya, consultor de Global Initiative, una organización dedicada a desarrollar estrategias y respuestas frente al crimen organizado, dijo a AFP Factual que “quien crea que el expresidente está enviando un claro mensaje de pandillas, evidentemente desconoce por completo la realidad de las maras y pandillas del Triángulo Norte”.

Las manos del expresidente hondureño “no reproducen señales pandilleriles”, dijo el investigador. “Por el contrario, pienso que tienen una posición natural, considerando que se trata de un hombre esposado”, explicó.

El antropólogo sociocultural especializado en temas asociados a pandillas en Honduras Juan Martínez d’Aubuisson coincidió en que Hernández “no se estaba comunicando con ningún grupo a través de estas señas”. “No hay ningún símbolo que esté haciendo Juan Orlando, un símbolo encriptado absolutamente para nadie”, afirmó.

Señaló además que, si necesita comunicarse con un grupo criminal, el exmandatario “puede tranquilamente comunicarse con ellos con sus abogados, teléfonos, con alguna de las varias estructuras criminales con las que ha estado y seguramente sigue vinculado”.

Y agregó: “Se me ocurren 1.000 formas a través de las cuales un reo, incluso uno de este talante, puede comunicarse con sus secuaces”.

En marzo de 2021, Antonio “Tony” Hernández, hermano del expresidente, fue condenado a cadena perpetua en Estados Unidos por narcotráfico a gran escala. Testigos revelaron a la corte cómo habían financiado la campaña de Juan Orlando Hernández en 2009, 2013 y 2017.